El eje central de todo negocio digital, o incluso convencional en los días que corren, lo encontramos en la página web corporativa. ¿Por qué? Porque ahí queda recopilada toda la información acerca de la empresa, sus servicios o productos y quizás información complementaria. Pero… ¿sabes que los usuarios que visitan la web no se consideran por igual? 

Los usuarios son la prioridad esencial en marketing digital por las oportunidades que estos generan o definen en torno a la empresa que están visitando a través de la web. Sin embargo, no todos conocen el diferente tráfico que llega a las webs.

¿Qué es el tráfico web?

Tráfico web es todo aquel usuario que visita una página web y, por tanto, la información que estos generan. A través de una visita, podemos conocer y entender qué cabe mejorar en la web para generar esa captación de visitas.

Cada usuario procede de un sitio distinto y por motivos dispares, por lo que hay que tener en cuenta cada tipo de tráfico para analizar y comprender en la etapa del embudo en que se encuentra cada usuario visitante.

Tipos de tráfico

  • Tráfico orgánico. Aquel visitante que llega hasta nuestra página web a través de palabras claves o búsquedas generales a través de los principales buscadores. Este tráfico es generado gracias a un buen trabajo de posicionamiento SEO ya que el usuario llega a nuestra web por interés del contenido.
  • Tráfico directo. El usuario accede de forma directa a nuestra página web al escribir la dirección web porque ya nos conoce o sabe de nosotros.
  • Tráfico de pago. Requiere una inversión directa y son las visitas recibidas a través de publicidad online realizada en las diferentes plataformas sociales.
  • Tráfico viral. Son las visitas generadas a través de un contenido que ha sido compartido con abundancia, por lo que se hace viral por el interés causado entre los usuarios.

¿Cómo conseguir tráfico?

Las visitas de mayor calidad son las reconocidas como tráfico orgánico. Para que una página web esté bien posicionada en los buscadores, y así lograr este tráfico orgánico, la información y contenido debe de estar bien cuidado bajo la estrategia del posicionamiento SEO.

Y este trabajo de posicionamiento requiere de una generación de contenido casi diaria, constante y de calidad con una inversión previa y continua. Sin embargo, según el tipo de negocio, las necesidades de tu empresa o incluso de los objetivos marcados, necesitarás más un tipo de tráfico u otro.

La mejor opción pasa por el SEO. Estar en la cima no es trabajo fácil, pero con constancia y una estrategia definida se puede conseguir.