Conocer nuestra propia empresa está bien y, a simple vista, parece algo hecho. Sin embargo, conocer la situación actual de la empresa es fundamental para poder desarrollar las estrategias para la consecución de los objetivos. ¿Cómo? Es muy sencillo: analiza tu propia empresa.

El análisis DAFO es una herramienta básica que aporta información de interés, conocida y desconocida para la empresa.  Consiste en realizar un diagnóstico con el que analizar las debilidades y amenazas, fortalezas y oportunidades que rodean la empresa. Es decir, detectar los factores internos y externos que afectan de forma directa a la empresa:

Análisis interno

  • Debilidades. Las limitaciones con las que cuenta la empresa, los aspectos negativos con el fin de mejorar
  • Fortalezas. En qué se destaca frente a la competencia

Análisis externo

  • Amenazas. Aspectos que no dependen de la empresa pero afectan directamente: el mercado, el medio ambuente, el gobierno…
  • Oportunidades. Aquellos aspectos que, sin depender de la empresa, afectan positivamente. Recomendable sobre todo conocer las tendencias para detectar una oportunidad.

Con la herramienta DAFO, la empresa tiene en su poder el seguir creciendo y mejorando, conociendo qué aspectos es urgente corregir y qué otros hay que desarrollar.