El marketing mix está formado por cuatro componentes que requieren de la correcta combinación para conseguir los objetivos. Estos componentes, conocidos como las 4Ps, o variables son:

  • Producto
  • Precio
  • Distribución
  • Comunicación

La coherencia entre estos cuatros elementos es necesaria y fundamental, logrando así complementarse de forma eficaz. Es necesario estudiar los públicos para detectar las necesidades y, así, lanzar los productos o servicios demandados.